En respuesta a recientes denuncias sobre presunta corrupción dentro de la Municipalidad de Curicó, que involucra a un funcionario que prestaba servicios como inspector municipal, quien habría recibido dinero mensualmente de parte de comerciante con la finalidad de no ser fiscalizado, el alcalde de la comuna Javier Muñoz Riquelme y el director jurídico, Juan Barrera, han emitido declaraciones enfatizando la firme postura de la administración municipal en contra de cualquier acto que menoscabe la integridad y la fe pública.

El jefe comunal expresó su preocupación ante esta situación, calificándola como «extremadamente delicada», destacando la importancia de actuar con celeridad y contundencia. «Esto es grave, deshonra la labor del funcionario público en términos generales, y por lo tanto también se tiene que hacer una firme señal respecto de cualquier persona que pueda estar siendo objeto de este tipo de situaciones, que no vamos a tolerar y no vamos a permitir ningún tipo de situación que deshonre el compromiso que los funcionarios públicos tenemos con la ciudadanía y que genere un atisbo de suspicacia respecto del correcto actuar de muchas y muchos funcionarios públicos a lo largo de todo el país.», afirmó Muñoz.

La denuncia inicial fue realizada el 16 de enero por parte del jefe de inspectores municipales, esta información fue inmediatamente puesta a disposición del equipo jurídico de la municipalidad, que presentó una querella ante el Ministerio Público al día siguiente, el 17 de enero del presente año.

Situación actual

El director jurídico de la municipalidad, Juan Barrera, explicó el estado actual del proceso tras la denuncia inicial. «Esa situación el jefe de inspectores la puso en conocimiento del director de servicios operativos, quien remitió todos los antecedentes al alcalde para los efectos de evaluar las acciones a seguir y por instrucción del alcalde la dirección de asesoría jurídica de inmediato realizó la denuncia respectiva ante el Ministerio Público por el delito de cohecho previsto y sancionado en el artículo 238 bis del Código Penal. Paralelamente a eso también el alcalde de inmediato dispuso la instrucción de un procedimiento disciplinario tendiente a establecer la responsabilidad administrativa del inspector denunciado”, señaló.

Actualmente, tanto el Ministerio Público como la municipalidad están llevando a cabo investigaciones separadas sobre el asunto. Barrera subrayó que son responsabilidades distintas, refiriéndose a las consecuencias penales y administrativas que podrían derivarse del caso.

El alcalde Javier Muñoz Riquelme reafirmó el compromiso de la Municipalidad de Curicó en la lucha contra la corrupción. «Quiero insistir que nosotros no vamos a tolerar ni permitir ningún atisbo de corrupción en esta Municipalidad», declaró, agregando que «cualquier antecedente que llegue a nuestro poder lo vamos a poner en forma inmediata a los tribunales y al Ministerio Público donde corresponda».

La administración municipal de Curicó está comprometida a cooperar plenamente con las autoridades competentes durante el desarrollo de las investigaciones, y a tomar las medidas necesarias para garantizar la transparencia y la integridad en todas sus operaciones.

Compartir