Las intensas lluvias de estos días han sido devastadoras para muchas familias, especialmente para
residentes en Los Niches. El agua anegó sus viviendas y muchos perdieron prácticamente la
totalidad de sus enseres y sueños construidos a lo largo de sus vidas. Una de esas personas es Rosa
Correa, tras no poder hacer nada frente a este evento climatológico de grandes proporciones
tomó la decisión de acudir al albergue que fue habilitado en la escuela Pablo Neruda por la
Municipalidad de Curicó.
“Encontré mi casa toda inundada, con todas mis cosas mojadas, nadaban las cosas dentro del
dormitorio y living comedor, todo estaba en agua, se mojaron todas mis especies, una máquina
congeladora, refrigerados, zapatos, ropa y todo. Hoy día me encuentro tomando desayunito en el
colegio Pablo Neruda, aquí amanecí bien porque antenoche no dormí nada y anoche dormí zeta,
así que gracias a Dios ha sido una buena acogida y estoy contenta por ese lado, pero preocupada
igual por mis cositas de la casa”, dijo.
Rosa recordó que lamentablemente un evento como este lo vivió el año 1986, pero en ese
entonces su casa estaba construida en alto por lo que no le produjo mayores consecuencias, sin
embargo con el terremoto del 2010 su casa colapsó y tuvo que comenzar a edificar desde cero, su
nuevo hogar durante estos últimos días recibió toda la fuerza de la naturaleza con la crecida y
desbordes de ríos, canales y esteros.
“En 1986 aconteció lo mismo, pero mi casa estaba en alto, tengo casa terremoteada y el estero se
sale hacia la calle, va un canal por detrás de la casa y eso llenó de todo de agua, colapsó todo en
casa, así que están todas las cosas con agua”, contó.
También, Rosa Díaz, es otra vecina de Chequenlemu que tuvo que refugiarse en el establecimiento
educacional. Ella comentó que si bien su casa fue construida en una altura igual le entró el agua.
“Estaba todo lleno de agua en el pasaje, se sale el agua del estero, de los canales y de los
alcantarillados que es agua toda sucia, todo eso, la casa de nosotros se llena rapidito porque
somos los que estamos más cerca de las aguas, la que con poquito que crezca ya empieza a subir
el agua y se mete a las casas. Los sacos de arena ayudaron un poquito, pero igual después el agua
pasó por encima porque era mucha”, relató.
Díaz aseguró que la primera noche de este temporal fue la más preocupante por la incertidumbre
de lo que pudría ocurrir, por lo mismo dijo que prácticamente junto a su esposo no pudieron
descansar.
“A las 4:30, o cinco de la mañana fuimos a la calle a mirar con mi esposo y ya estaba todo
inundado por lo que no había nada que hacer, volvimos a nuestra casa y estaba el agua adentro.
Pensamos que iba a bajar porque estaban los bomberos sacando el agua de casas de vecinos, pero
no había donde evacuarla porque había mucha agua por todos lados”.
Ahora está cobijada en el albergue implementado por la municipalidad, donde el alcalde Javier
Muñoz lideró el proceso de acondicionamiento de este recinto para que las familias puedan estar
más cómodas en estos difíciles momentos por los que están pasando

“Aquí está todo súper bien, muy cariñosas las señoras y atentas. Todo muy bien, muy agradable y
acompañadas, está calientito y sequito aquí”, Expresó Rosa Díaz.
BALANCE
Todos los departamentos municipales en terreno se encuentran atendiendo a los vecinos. DIDECO,
Aseo y ornato, Emergencia, Obras, Seguridad Pública, todos bajo la dirección en terreno del propio
Alcalde Javier Muñoz y con el apoyo de los demás departamentos municipales. Maquinaria pesada
y los sacos de arenas, son los más recurrentes en esta emergencia.
Una de las situaciones más complejas durante la mañana fue el socavón en el puente frente al
retén de Carabineros de Potrero Grande según relató el alcalde Javier Muñoz. “Fue afectado por
un socavón y dejó a toda una comunidad aislada. El estero golpeó con mucha violencia en el sector
poniente del puente y los sedimentos, arboles, ramas, ayudaron a hacer presión e hicieron
colapsar la infraestructura. Hemos hecho un recorrido por diferentes sectores de la comuna. Los
vecinos de Parque Zapallar también están respirando un poco más tranquilos, estuvimos también
en Chequenlemu donde se salió el agua al camino. Seguirá funcionando el albergue al menos con
cinco personas y está disponible para otras familias afectadas”.
Una de las situaciones más complejas al cierre de esta edición es en San Martin de Las Piedras,
desbordes de canales y anegamientos afectan a numerosas viviendas y sus habitantes fueron
trasladados a casas de familiares.
Como se recordará están suspendidas las clases en los colegios de la red educativa municipal
durante la jornada del martes 22 de agosto.

Compartir